Inicio     Clima

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   
   
  Conservatorianos No. 10 (noviembre-diciembre) 2006
 

Conservatorianos conmemora el XC aniversario de su nacimiento

 UBERTO ZANOLLI

(1917-1994)


 GIACOMO FACCO

(1676-1753)


 

 

Orquesta Sinfónica Nacional

 

 

Orquesta Filarmónica de la UNAM

 

Cartelera UNAM

 

 

Orquesta Sinfónica de Minería

 

Sugiere un sitio

 

 

Universo de El Búho

 

Junio de 2007

Peritaje * Registro de obras * Defensoría jurídica autoral

 

Arte y Cultura Digital: Diseño editorial * Multimedios * Web * Hospedaje * Registro de derechos de autor y marcas

 

* * * NUEVO * * *

Digitalización de documentos

 


Fondo sonoro:

 

Sobre las olas

del músico conservatoriano mexicano

Juventino Rosas

(Fragmento)

 

Elaboración orquestal de Uberto Zanolli

 

Orquesta de Cámara de la Escuela Nacional Preparatoria -UNAM (1987)

 

 Inicio        

 
  Instituciones musicales

Versión en italiano

Historia del Conservatorio Benedetto Marcello de Venecia

Claudio Madricardo

 

1. El Liceo y la Sociedad Musical Benedetto Marcello (1867-1895)

El decenio 1867-1876 es preparatorio de la fundación del Liceo Sociedad Musical Benedetto Marcello. Inicialmente preveía el nacimiento de la Sociedad de los Conciertos, a la cual se agregaba en un segundo tiempo la idea del Liceo, destinado a proveer con los propios alumnos los futuros intérpretes indispensables para la realización de los conciertos. Después de un largo periodo de gestación, nace finalmente el Liceo Musical con el objeto de enseñar sobre el fundamento técnico-práctico la música vocal e instrumental y de propagar el buen gusto musical. En algunos años se recupera un siglo de música sinfónica y camerística, con la divulgación de las sinfonías de Beethoven, de los cuartetos de Mozart y Haydn, de la escuela romántica alemana. Son los años de las direcciones de músicos como Fortunato Magi, Reginaldo Grazzini y Pier Adolfo Tirindelli.

Se provee además de una sede apropiada para la nueva institución, que es hospedada en el primer piso elevado del palacio Da Ponte en San Maurizio, y se organiza el concierto inaugural para abril de 1877 que prevé la ejecución de la primera sinfonía de Beethoven, el Salmo XVIII de Benedetto Marcello, una Gavota de Bach, un Minuetto di Rameu, para concluir con el Aleluya de El Mesías de Haendel, bajo la dirección del maestro Franco Faccio. El evento tendrá impacto en la prensa de la época, no sólo en la local.

La estructura del nuevo Liceo contempla una asamblea general de los socios que elige al presidente, al consejo de administración, al Consejo Académico, al cual está delegada la selección de los docentes -doce las cátedras previstas en el organigrama puestas a concurso- y del director artístico. Las disciplinas previstas son aquellas de carácter fundamental para una instrucción musical seria, comprendida toda la sección de arcos y de alientos, la composición, el solfeo, el canto y el piano.

Desde septiembre de 1880 el Liceo Benedetto Marcello se traslada a San Fantin en las Salas Apolíneas del Teatro La Fenice, lo que genera una potencialización que hace del Liceo un fulcro de la vida cultural veneciana. En solo 18 años se realizan felizmente 60 conciertos para coro y orquesta, 80 conciertos de música de cámara, 90 conciertos solísticos, además de ser también hospedadas conferencias sobre la música y sobre el teatro de personalidades como Carducci, Arrigo Boito, D'Annunzio, etc.

Una actividad que atrae también la atención de Richard Wagner, que se encontraba en Venecia a finales del 1882, quien solicita el uso de una sala del Liceo para dirigir un concierto en honor de Cosima Wagner, y que dejó en donación como signo de reconocimiento la batuta con la que había dirigido además del atril. A la muerte del maestro alemán, acaecida el 13 de febrero de 1883, el Liceo cierra en señal de luto.

Sin embargo, la insuficiencia de los financiamientos hace requerir un mayor involucramiento del municipio veneciano durante la gestión de Marcello, que, preparado bajo la presidencia de Giuseppe Valmarana, será llevado a efecto con la presidencia de Alberto Valier cuando el Síndico Riccardo Selvatico, con la resolución del 21 de junio de 1895, firmará el pase definitivo del Liceo a la administración municipal.

 

2. El Liceo Cívico Musical "Benedetto Marcello" (1896-1915)

La supeditación del Liceo al Común de Venecia en 1895 permanece en una época de paz ininterrumpida hasta 1914, durante la cual Venecia se convierte en centro de intereses literarios y artísticos internacionales, reclamando hombres del nivel de Marcel Proust, Reiner Maria Rilke, Ezra Pound, Gabriele D'Annunzio, etc. De los dos directores, Marco Enrico Bossi y Ermanno Wolf- Ferrari, el primero introducirá la cátedra de órgano, mientras que el segundo revalorará la pequeña ópera buffa del setecientos, tanto napolitana como veneciana, asegurando la continuación de la parábola ascendente emprendida desde el inicio por el Instituto. En este periodo se establecen también las premisas para su transformación, primero como Liceo equiparado, y después como Conservatorio Estatal.

La dirección de Bossi es extremadamente activa y eficiente para el joven Liceo Cívico Musical, al que lleva a un incremento de cátedras y a una política de adquisición de nuevos instrumentos considerados indispensables para su funcionamiento. El problema que pronto se presenta es en consecuencia el del espacio. En febrero de 1897, luego de una inspección de Bossi y otros enseñantes a la sala mayor del Palazzo Pisani, es elegido éste como nueva sede por el Común el 17 de agosto de 1897, previa adquisición a su propietario, caballero Pietro Barbaro, al precio de 70,000 liras.

Resuelto el problema de la sede, sobreviene el de la adquisición de un órgano para ser colocado en la sala grande. Es entonces ordenado a la casa Vegezzi y Bossi de Turín un nuevo órgano por la suma de 10,500 liras, instrumento que, una vez montado, será inaugurado el sábado 3 de marzo de 1900. Por lo que respecta a la población escolar, en 1895-1896, son 95 los alumnos y los diplomados sólo 4. El número tenderá a elevarse hasta, en el último año de la dirección de Bossi, los 150 alumnos con una media de 15 diplomados.

En estos años se inscribe al Liceo Gian Francesco Malipiero, proveniente de Viena donde había iniciado los estudios musicales, futuro director del Conservatorio Benedetto Marcello y figura de las más interesantes entre los compositores del mil novecientos. La dirección de Bossi termina el 8 de septiembre de 1902, cuando el músico publica su dimisión al ser llamado a dirigir el Liceo Cívico Musical de Bolonia.

El sucesor Ermanno Wolf-Ferrari será nombrado en agosto de 1903. Proseguirá un programa de potencialización artístico-cultural para el Liceo, expandiendo las actividades aún fuera del Instituto. Entre las muchas iniciativas musicales emprendidas, sobretodo gracias al gran impulso brindado al canto coral, se señala la preparación de la Serva Padrona, después de dos siglos de olvido, y el empeño denodado del Liceo en la ejecución de La vita nova, ópera de Wolf-Ferrari, para la Bienal del 1905. En 1907 es el turno de la puesta en escena del drama cómico de Galuppi Il filosofo di campagna, en ocasión del segundo centenario del nacimiento de Goldoni. En 1909, después de un año de expectativa dedicado a la composición, Wolf-Ferrari renunció definitivamente a la dirección del Liceo Cívico. Lo sucederá el maestro Mezio Agostini, escogido entre un conjunto de candidatos entre los que comparecíaaparecían los nombres de Ildebrando Pizzetti y Ottorino Respighi.

Junto a Venecia da Pesaro, Agostini trató de someter a una disciplina férrea a los estudiantes del Liceo, el que respondió con más de 15 días de huelga de las lecciones. El periodo del Liceo Cívico Musical, sucesor del Liceo-Sociedad Musical Benedetto Marcello, concluye con la aceptación de la iniciativa de obtener la equiparación con los otros institutos de música equiparados en Italia el 14 de diciembre de 1915.

 

3. El Liceo Cívico Musical Equiparado Benedetto Marcello (1916-1939)

El Liceo Cívico Musical obtiene la equiparación en el momento en que es declarada la guerra contra Austria (24 de mayo de 1915). A pesar de las difíciles condiciones por las que atraviesa el Liceo a causa de la guerra, como deficiencia de aulas, restricciones del horario de la jornada al anochecer, el Instituto prosigue normalmente su actividad.

Con la derrota de Caporetto (24 de octubre de 1917) y el consiguiente cambio del frente al Piave, a pocos kilómetros de Venecia, la ciudad corre serio peligro y los habitantes son constreñidos a dispersarse. El Liceo interrumpe por tanto su actividad didáctica y sus enseñantes son distribuidos en varias ciudades italianas. Dos días antes de la proclamación de la victoria sobre los austríacos, el 2 de noviembre de 1918, el Liceo reinicia su actividad didáctica, que se normalizará en pocos meses.

A partir del 22 de noviembre de 1926 inicia su actividad pública la Orquesta del Liceo Cívico Benedetto Marcello, dirigida por Mezio Agostini, formada por 46 instrumentistas entre educadores, alumnos de los últimos cursos y exalumnos diplomados. El repertorio perferido es el sinfonismo alemán clásico y romántico, las oberturas de las mayores óperas líricas italianas, los impresionistas franceses, pero también los autores contemporáneos. Todos los jóvenes egresados del periodo de la dirección de Agostini revelan un especial interés al concertismo.

En los años treinta el Liceo presencia una gradual injerencia del Ministerio de la Educación Nacional en la vida de la escuela, la cual condiciona su autonomía. Será el mismo director Agostini quien promueva críticas ante las insuficiencias de la administración, impulsadas más por una justicia y honestidad de profesionista, antes bien que por una oposición ideológica a las ideas y a los métodos del régimen fascista. En 1932 fue instituido el curso libre de Composición, cuya titularidad se encomendó a Gian Francesco Malipiero, otorgándole facultad de experimentar las elaboraciones de sus discípulos con toda la Orquesta del Liceo.

Con la introducción de las leyes raciales, en octubre de 1938 el régimen ordena el censo de todos los dependientes públicos de raza hebrea, suspendiendo del servicio a los enseñantes. En el Liceo el efecto de la legislación racial provoca la suspensión del violinista Giuseppe Sacerdoti, alumno de Franceso de Guarnieri, en servicio desde 1921. El 4 de marzo de 1939 Sacerdoti se suicida dejando en su testamento 10,000 liras para destinarse al fondo de los alumnos pobres del instituto. Paralelamente se produce también el alejamiento de Mezio Agostini, dispensado de la dirección por incapacidad. Es entonces encargado de la dirección Gian Franceso Malipiero, hasta entonces director del Liceo Pollini de Padua.

Malipiero en seguida se compromete a la reedificación del Instituto, aprestándose a dirigir a los trabajadores para la restauración por completo del Palazzo Pisani.

 

4. El tránsito desde Liceo Cívico Musical a Conservatorio de Estado "Benedetto Marcello"

Parece haya sido Gian Franceso Malipiero el primero en sentir la necesidad de transformar el Liceo Cívico en Conservatorio de Estado, hecho que sobrevino, por efecto de una ley del 3 de junio de 1940, a partir del 16 de octubre siguiente. En plena época fascista, la influencia del régimen sobre la vida del Instituto no se hace sentir sólo con la obligación de inscripción al Partido Fascista o con las discriminaciones raciales en los enfrentamientos contra los hebreos, sino también, en el ámbito académico, con la introducción de materias de estudio como "cultura militar" para los hombres, y puericultura para las alumnas, materia considerada fundamental entre 1939 y 1940. Una situación así no permitía una efectiva autonomía administrativa, subyaciendo el Liceo a todas o casi todas las disposiciones demagógicas del régimen. En ese sentido, los poderes de un presidente o de un director debían someterse a los de la potestad, con el fin de "llevar toda la vida italiana conforme al plan del imperio". De cualquier forma, la dirección de Malipiero, no obstante encontrarse con esta realidad, condujo al Marcello a aumentar en alumnos y en prestigio, habiendo tenido él la capacidad de hacer democrático y personal, dinámico y eficiente, el sistema también estático y alineado de la legislación centralizada.

Aún antes de la reedificación del Liceo, fueron encargados los trabajadores de restauración del Palazzo Pisani por un gasto completo de 600 mil liras de entonces, siempre comandados por Malipiero, a quien se debe el actual aspecto del Benedetto Marcello.

En el campo de las selecciones culturales, Malipiero motivó el redescubrimiento y la consiguiente publicación de las dos poderosas "opere Omnia" de Claudio Monteverdi y Antonio Vivaldi, expresando inclinación hacia un arcaísmo antiretórico, antineoclásico, que se evidencia en su amor por el contrapunto, por el modalismo, por el diatonismo gregoriano. Sus selecciones atraerán a Venecia a muchos jóvenes que abandonan a sus propios maestros para continuar los cursos de perfeccionamiento con Malipiero. Baste citar uno entre tantos: Bruno Mardena, que llega al Marcello en 1941.

Después de la dirección de Malipiero, que durara 13 años difíciles desde la entrada a la guerra hasta la primera reconstrucción, sucede la de Renato Fasano, anteriormente director en Cagliari. Fasano anuncia su intención de celebrar el bicentenario de Muzio Clementi, pero sobretodo promueve la muestra "Ricardo Wagner en el mundo", inaugurada en el Conservatorio el 13 de febrero de 1953. Obra de Fasano fue también la institución de las "Vacaciones musicales", con el objeto de colocar al Instituto en el plano internacional, que fueron organizadas del 1953 al 1961. Después del traslado de Fasano al Conservatorio de Santa Cecelia, lo sustituirá en el encargo Gabriele Bianchi, hasta entonces director del "Tartini" de Trieste.

En tanto, con la promulgación de la ley del 31 de diciembre de 1962, No. 1859 (Introducción de la escuela media unificada en los Conservatorios), es instituida también en el Marcello en octubre de 1963 la Escuela Media anexa. Después de la dirección de Bianchi, concluida en 1973, basta recordar los nombres de sus sucesores: Nino Antonellini, Ugo Amendola, Davide Liani, Franceso Valdambrini, Virginio Fagotto, y el actual director Giovanni Umberto Battel.

Alguna palabra final merece por el contrario la biblioteca, formada inicialmente por el legado de Agostino Gambara, y enriquecida gradualmente por obras de varios géneros tanto de interés escolar como histórico. Numerosos son de cualquier modo los manuscritos e impresos musicales, algunos de inestimable valor. Junto a la biblioteca, desde 1966 funciona la discoteca que suma millares de discos, desde el canto gregoriano a la música vanguardista, entre los que figuran muchas veces grabaciones históricas.

 


CLAUDIO MADRICARDO

Originario de Venecia, Italia. Graduado en Letras por la Universidad de Cà Foscari. Articulista de periódicos y revistas italianas e investigador de la historia véneta. Colaborador de la "Fundación de Altos Estudios Musicales Ugo y Olga Levi" de Venecia como relator en convenios de estudio y ensayista sobre los músicos y el funcionamiento de la Capilla Ducal de San Marcos -desde su fundación hasta la caída de la República Véneta-. Colaborador de la Oficina de Prensa del Teatro "La Fenice" de Venecia y presidente de los Encuentros Internacionales de Música Contemporánea, Festival Música 1900 de Trento; con Maurizio Dini Ciacci ha realizado los preparativos de Construyamos una ciudad de Paul Hindemith, y de El Pequeño Deshollinador y El Arca de Noé de Benjamin Britten. Para el Teatro "La Fenice" ha fundado Pocket Opera Italia, asociación promotora de la producción de óperas del teatro musical de rara intepretación de los siglos XVIII y XX. Desde su nacimiento, Pocket Opera Italia ha dado también espacio a las propuestas de teatro didáctico musical, contribuyendo a la difusión del lenguaje musical entre las nuevas generaciones, colaborando con recursos propios con la Fundación Teatro La Fenice, Fundación Arena de Verona, Festival Alternativo Lírico de París, Taller Lírico de Tourcoing, Festival Ópera Barga, Amigos de la Música de Palermo, Comité Italiano de la Música (Cidim-Unesco), UNICEF, Teatro Nuevo de Verona, Teatro Social de Trento, Auditorio Santa Clara de Trento, entre otros.

claudio@claudiomadricardo.it

 

conservatorianos@hotmail.com